Hoy...

1.8.09

Hoy escribo y me mueve el dolor.

No me parece un buen comienzo para cualquier actualización, pero es lo que siento y debo plasmar. Ésa es mi idea de un blog: un lugar en el cual escribir esas palabras que no puedo decir, en el que puedo gritar sin ser escuchada y llorar sin llegar a ser vista.

Hoy me asomé a la ventana y en la plaza que queda frente a mi edificio pude ver a niños felices, jugando y riendo y ¡cómo reían! Eran carcajadas hermosas y llenas de vida. Algunos lloraban, pero sólo porque se habían caído. Y en ese momento te escuché hablar. Fue tan difícil no hacerlo, pues estábamos tan cerca y sin embargo intenté alejarte de mis pensamientos.

Te concentrabas tanto en otros, en ayudar o en molestarme, nunca voy a poder saberlo sencillamente porque nunca voy a intentar averiguarlo. Sonreías y te veías feliz y no supe si se debía a lo que sucedía o a lo que iba a suceder. Tampoco quiero saber eso. Parecías sentir tanta paz que no entendí si te la causaba la conversación o el saber que yo estaba escuchando. Mucho menos quiero conocer esa respuesta.

De pronto no pude más, porque entendí tu charla con increíble rapidez. Casi escuché la voz de tu interlocutor y supe que si no haces estas cosas adrede, realmente es que no te das cuenta del daño que me haces. Me alejé… entré a la habitación más cercana y comencé a hacer otras cosas para olvidar el tema; lavé los platos que estaban limpios, tomé un poco de agua aun cuando no sentía sed, respiré profundo dos y tres veces, pero nada de eso pudo evitar que las lágrimas corrieran por mis mejillas… ¡algunas veces son tan rebeldes! Creo que son un poco como yo.

Pero tras unos minutos, todas esas lágrimas entendieron que no era el momento de ver la luz. Me ayudaron un poco y dejaron de querer salir. De cualquier manera, el daño estaba hecho y estos ojos cafés que tengo, me delataron… o al menos eso pensé al verte frente a mí, luego de que hubieras terminado con la llamada. Pero tú, simplemente me hablaste, sin siquiera dignarte a verme y luego diste media vuelta… saliste de allí, me dejaste sola, como siempre sola.

¿Y luego preguntas si estoy molesta contigo? Con ese tono de voz que deja bastante claro que la molesta eres tú. Y yo me muero por saber si es que acaso no tengo derecho a estarlo. Hay un momento en el que simplemente, por más que lo evite, el dolor que llevo dentro sale a la luz, corre desesperado por cada rincón de esta casa… (porque me gusta llamarle casa aunque sea un apartamento en el tercer piso de un edificio) y regresa para dormir nuevamente en mi corazón, cuando ya no queda más espacio por visitar. Es capaz de gritarte a la cara que me mires, que te des cuenta de lo que has hecho y tú eres capaz de ignorarlo.

¿Tanto te cuesta un abrazo sincero? ¿Una palabra de aliento? ¿Una sonrisa?

¿Qué ha pasado contigo? ¿Qué ha pasado conmigo? ¿Cuál ha sido mi error? ¿Qué pecado se supone que cometí? ¿Será esto siempre así? Porque la verdad no me creo muy capaz de soportarlo durante mucho tiempo más. No sé si un día me atreva a leerte esto, también ignoro si algún día llegarás a este blog y seas tú la que se dedique a leer. Sólo sé que si un día te enteras de todo esto que estoy sintiendo, tengas tiempo de remediar cada error. Porque a veces siento que puedo perdonarte, pero otras tantas sé que nunca lo podré hacer. Me habrás perdido y estaré allí para recordártelo siempre, con una sonrisa fría, con una palabra que te hiera, con un abrazo que no daré.

Y me extrañarás… y me verás a diario y sabrás que lo hiciste todo mal. Y esperarás mi cariño… pero no lo tendrás. Y estaré ahí… sin estar.

Y algún día podré decir: No te quiero. Nunca lo haré.

Pero mientras ese día llega… quiero que sepas que hoy, durante el primer día de Agosto… sigo sintiendo que te quiero, que eres importante para mí y que… eso hace que todo duela más.

Sigo soñando con ese abrazo… sigo esperándolo, sigo pidiéndolo.

Sigo aquí…

1 comentarios:

Gioita dijo...

Nena, qué profundo y qué fuerte lo que escribiste. Está tan lleno de muchas sentimientos.
No hay nada mejor que desahogarse así sea escribiendo en el blog.
¡Ánimos!

 
Ab imo pectore - by Templates para novo blogger